martes, 22 de septiembre de 2009

Hasta Torrelodones y más allá...



Dicen que toda piedra hace pared. Pero hay algo más cierto todavía, cada persona, cada sentimiento, cada experiencia hacen que ahora yo sea quién soy. Pensamientos del corazón es lo que intentaré trasmitir es este microespacio para todos vosotros. Para ti.

Para ti. Tú. Esa persona que me hace estremecer cada vez que te veo. Quisiera escribirte algo que te hiciera despertar, algo que te provocara alguna reacción. Cualquiera, pero que llame tu atención. Que vuelvas a tener esos sentimientos que un día tuviste por mi, que me vuelvas a querer como creía que me querías, que vuelvas a tener aquellas ansias por disponer de todo mi amor, pues era lo único que te importaba.

-¿Hasta dónde me quieres?- me preguntabas.
-Hasta 10- respondía yo.
-¿Sólo?- decías con sorpresa.
-Hasta 100. Contestaba de nuevo.
-Joooooo - protestabas.
-Hasta Madrid- Era entonces donde vivía.
-Pues vaya... - con tono de corderillo degollado replicabas.
-Hasta Torredolones y mas allá.... - sabia que esa era la respuestas que querías.
Era el momento en el que me besabas y te sentías la persona más afortunada del mundo pues tenías toda mi atención. Con esa sonrisa que me ponía los pelos de punta, me sentía tremendamente satisfecha. Esa sonrisa, tu sonrisa.

Y mientras pasa el tiempo, y pasa...Vienes y te vas. Apareces y desapareces. Cuando ya me he repuesto de largas noches de lágrimas mezcladas entre sábanas, llegas, llamas, y mi corazón empieza a latir intensamente al imaginar de nuevo tu sonrisa.

Al verte me siento como una niña adolescente en una primera cita, nervios, muchos nervios. Pero resulta que no es la primera cita, han pasado días, meses, incluso años. Han pasado acontecimientos preciosos a la vez que devastadores. Tan devastadores que hacen que todo aquello maravilloso se haya esfumado.

Y es ahora cuando te veo y siento que has tirado todo por la borda, todo. Y digo has tirado, porque yo sigo siendo la misma, más adulta pero la misma persona. Sin embargo, pienso que en el fondo de tu ser hay algo dentro de ti que no te sacia, que no te llena. Siento que a pesar de mis intentos (aunque nada claros de querer volver a tenerte como te tenia) te conviertes en una persona dura, insensible y aparentemente fría. Me niego a pensar que te has convertido en una persona gélida, no es así como yo te he conocido. Demuestras en tus actos y en tu boca que a veces me quieres, que a veces me odias. ¡Qué gran desafío! Pero soy fuerte y lucho, no quiero tirar la toalla, perder la batalla, quiero luchar, porque te amo.

Mientes, te mientes. A mi no, te conozco a la perfección. Hay cosas que no pueden cambiar, pero esa actitud que llevas por la vida solo te hacen engañarte a ti y a los que ahora tienes a tu alrededor. Me he convertido en una persona madura, reflexiva en la distancia observando tus comportamientos y es que el dolor curte y mucho. Hoy no sería quien soy, si no fuera gracias a ti y el sufrimiento que me has provocado. Prometo que he tratado de entenderte, pero no hay razón de marcharse dejando un frío y solitario corazón. Un corazón que tu hiciste que fuera solo tuyo egoístamente y cuando tus ansias de poder se depositaron en otro inquilino dejaste huérfano.

Lloras, lo se. Te pones un escudo que te desgarra el alma, también lo se. Eso enciende mi rabia. Cuando intento de nuevo abrirme a ti para que deposites tu rencor y odio, para que te liberes y puedas desahogarte de tu orgullo, que impide que vivas en armonía, me enfureces. Malditas las palabras de paz que te tiendo para reconciliarnos. Maldita mi humillación que no vale para nada. Sigo pensando por qué me humillo. Pero vuelvo una y otra vez, porque no desisto. Tu indiferencia hacia mi no podrá conmigo, ni con el amor que siento hacia ti.

Entonces va pasando el tiempo y el aire ya no duele por dentro. Me sigo curtiendo. Quemo cada una de tus cartas, de tus palabras, de tus recuerdos. Tu ausencia se me va desgastando, creo levantarme de este oscuro despertar, de tantos amaneceres sin ti a mi lado.

Pero entonces, vuelves y el ciclo sin fin comienza de nuevo. Rozas mi piel con un simple abrazo y me quema todo el cuerpo, empiezo a llorar. Trato de girar atrás el tiempo, rememoro cada uno de nuestros momentos, sólo nuestros. Sólo yo lo siento y sé que en el fondo de tu corazón sientes lo mismo, tienes miedo a la tormenta, intentas vivir dejando el pasado en el olvido viviendo una vida que crees perfecta para ti, pero que tus entrañas gritan sofocadas mientras las tapas con un pañuelo en la boca para que no florezcan a la superficie.

No sé cual es tu reto sólo sé que sigues un camino artificial que has creado mientras callas y escondes la mirada, pero tus ojos desvelan secretos, secretos que no quieres confesar. Yo te contaré mi reto. Mi reto es luchar contra el revés que me dio la vida, luchar con la pena que me queda al ver que los sueños que construimos tu y yo murieron sin llegar a nacer, y que por un capricho repentino, un día borraste de mi vida sin consultármelo.

Mientras intento conseguirlo, continuaré haciendo lo que tenga a mano para dibujarte una sonrisa siempre que me dejes o escribirte mis anhelos al recordarte . Y aunque no será este un lugar expresamente escrito para ti, quiero que sepas que el 90% de mis pensamientos y reflexiones se basan en ti y en una sola pregunta “¿Por qué?”. Aunque la respuesta no la he podido encontrar después de mucho meditar, una cosa tengo clara: te quise, te quiero y te querré hasta Torrelodones y más allá.... en otras palabras hasta que nuestro gran Amigo vuelva a rescatarme de este horrible sueño que parece no tener final.

5 comentarios:

DARÍO dijo...

Dios mío!!! Tanto sufrimiento en tus palabras y a la vez cómo puedes querer tanto. Me recuerda una etapa de mi vida (que tú más o menos sabes) en la cual dejaba escapar el dolor entre las palabras que me nacían del corazón. No puedo seguir. Eres un descubrimiento reciente para mí. No conocía a esta Silvia. Hola soy Darío, encantado.

maggie dijo...

te prometo que casi lloro, confieso que alguna lagrimilla a salido...esta entrada es muy fuerte, son palbras duras, pero creo que estan llenas de amor...tranquila eso que has perdio, volvera de alguna u otra manera...no se cuando, ni se el dia y mucho menos como pero esta cosas como tu mismas dices nos hacen mas fuertes, te entiendo y muy bien y no te preocupes que todo ira bien...me encanta el blog, lo seguire ;-)

El Club de los Poetas Muertos dijo...

Pues no conocía tu blog pero me he quedado a cuadros... Es casi imposible describir cuánto se puede llegar a sufrir por amor. Tú casi lo consigues. No se puede comentar con justicia el desnudo integral que has hecho, sólo se puede mirar con respeto y pudor de seguir mirando ese dolor en carne viva. Te mando un saludito afectuoso.

Gran Torino dijo...

Muchas gracias chicos, si que es cierto que hay dolor, que son palabras duras y que quiero con locura a esta persona, es cierto. Pero hay una vida llena de oportunidades de ser feliz, de encontrar gente con la que poder disfrutar de la vida, no de igual manera, pero disfrutar.
Por eso mientras intento luchar con la vida y construir castillos para disfrutarla, seguire escribiendo cuando el corazon me lo pida y para que podais seguir mis pisadas. Gracias :)

Anónimo dijo...

I just added this site to my rss reader, great stuff. Can not get enough!